El “Sello Migrante” en Quilicura, una mirada desde lo local de la inmigración en Chile

08/03/2018 - María Jesús Mella Guzmán, analista en Políticas y Asuntos Internacionales de la Universidad de Santiago de Chile (USACH)

Quilicura se ha convertido en un destino estructural de acogida para inmigrantes en la Región Metropolitana de Santiago de Chile, reconfigurando el panorama cultural, social e institucional de la comuna. La elevada concentración de ciudadanos haitianos y la significativa presencia de refugiados palestinos marcan una diferencia, ya que las políticas que se deben implementar deben hacer frente a este desafío cultural. En este contexto, parece pertinente ahondar sobre las medidas que se están adoptando a nivel de gobiernos locales para hacer frente a la inmigración desde un enfoque de derechos.

Es así que el año 2015 y por primera vez, el Ministerio del Interior reconoció la labor realizada por un municipio en favor de su población extranjera, al trabajar con una perspectiva intercultural, entregando el “Sello Migrante” a la municipalidad de Quilicura. Dicha certificación oficial del Gobierno de Chile tiene como objetivo crear y/o fortalecer la institucionalidad municipal necesaria para ejecutar planes, programas y proyectos orientados a la atención e inclusión de la población migrante. Estas capacidades son certificadas por el Departamento de Extranjería, entidad que apoya y orienta la conformación de oficinas comunales para estos fines.

Entre las acciones implementadas se destaca la elaboración de un diagnóstico de la realidad migratoria de la comuna. Este primer paso resulta fundamental para contar con información fidedigna que proporcione un panorama lo más cercano a la realidad. De este análisis, se elaboró el Plan de Acogida y Reconocimiento de Migrantes y Refugiados de la Comuna de Quilicura, donde se recoge la información obtenida, se identifican nudos críticos, planes de acción y posibles políticas locales a implementar, siendo las áreas abordadas con mayor énfasis: educación, trabajo, vivienda y convivencia barrial.

En el ámbito educacional, se realizan campañas de sensibilización de la comunidad escolar sobre los derechos y la realidad de los migrantes y refugiados, consistentes en la difusión de documentales que muestran la contribución de los migrantes a las comunidades de destino y de los niños en las escuelas, también se estableció una definición en los colegios de “compañeros tutores”, para el apoyo a hijos de inmigrantes.

En trabajo, la creación de programas de capacitación mediante la subvención Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), orientados específicamente a los migrantes y refugiados, la realización de cursos de aprendizaje del castellano y de orientación laboral en el contexto de las necesidades productivas de la comuna y de la región Metropolitana y la definición de una nueva agenda de cursos a partir de ofertas laborales presentes en Quilicura.

En cuanto al eje vivienda y convivencia, la creación de una unidad dentro del municipio que actúa como aval y garante de los arriendos de los inmigrantes, impulso al programa “Salidas Culturales” donde se busca que la población migrante conozca los lugares históricos de la región, activación de talleres gratuitos de formación gramatical, ortográfica y de cultura chilena con herramientas audiovisuales y material bibliográfico y programas de mediación intercultural y vecinal.

La evaluación de estas políticas se realizó mediante indicadores de derechos humanos; indicador estructural, indicador de proceso e indicador de resultados. Se puede reconocer los esfuerzos por parte del Estado de Chile por contribuir de forma práctica a que los gobiernos locales formulen e implementen políticas tendientes a la creación y fortalecimiento de una institucionalidad que acoja a  inmigrantes, a su inclusión y participación en los procesos que los involucran directamente. Asimismo, el Sello ha favorecido a que los programas que se han implementado generen un impacto real en la población migrante; mayor escolarización, obtención de certificados oficiales de talleres de castellano, inserción en el mercado laboral de la comuna, y un mejor entendimiento del funcionamiento de los servicios públicos. Dicho impacto se ha dado a todo nivel, desde los niños y mujeres, donde cabe destacar un trabajo con enfoque de género, que busca apoyar en mayor medida a este segmento de la población migrante más vulnerable.

Finalmente se puede establecer que, mediante la evaluación de las políticas que ha fomentado el Sello Migrante en la Comuna de Quilicura, sí poseen un enfoque de derechos cumpliendo con los tres indicadores que se han utilizado para su evaluación. A su vez, el reconocimiento “Sello Migrante” ha contribuido a forjar los cimientos de una nueva forma de acogida para los inmigrantes desde la perspectiva de los gobiernos locales, otorgando la debida importancia a las políticas públicas implementadas a nivel municipal y a la coordinación que se debe dar entre el Estado y los municipios.

Lea los outros artículos de la edición de março de Salud al Sur

Compartir