Jaime Breilh: “Los determinantes sociales producen conocimiento sobre relaciones que desnudan la profunda inequidad que existe en la salud”  

22/11/2018 - Daniel Salman

 

 

 

En una visita a Brasil, el reconocido médico e investigador ecuatoriano participó del Seminario de Celebración por los 30 años del SUS. A continuación, algunas de sus reflexiones en un diálogo con Salud al Sur, la revista digital del ISAGS.

Rector de la Universidad Andina Simón Bolívar, médico recibido en la Universidad Central del Ecuador, máster en Ciencias y Medicina Social por la Universidad Autónoma Metropolitana de México, investigador y uno de los fundadores del movimiento latinoamericano de la salud colectiva. Los títulos que ostenta el curriculum vitae de Jaime Breilh son muchos y exceden el espacio destinado para esta entrevista. Es que Jaime es la suma de todos esos títulos y mucho más. Y eso se percibe en la cara de todo el auditorio que espera ansioso su conferencia en la “Escola Politécnica de Saúde Joaquim Venâncio (EPSJV)” de la Fiocruz, en Rio de Janeiro. Hay autoridades, académicos, periodistas. Todos conocen a Jaime. Pero en quienes más se percibe ese entusiasmo es entre los alumnos de la escuela, de la “Poli”, como todos cariñosamente la llaman. No es para menos, ese nombre que aparece en tantos libros y fotocopias, ese hombre alto que está en videos de conferencias internacionales, se hizo un lugar en su abultada agenda para venir a un seminario que conmemoró tres grandes hechos: los 30 años del SUS, los 33 años de la EPSJV y los 10 de la revista Poli.

El tema de la mesa redonda fue: “Emergencias sanitarias, indicadores de salud y enfermedades reemergentes: las determinaciones sociales de la salud 30 años después”. De la misma también participaron Eduardo Hage, especialista en Vigilancia en Salud del Instituto Suramericano de Gobierno en Salud (ISAGS), Rivaldo Venâncio, coordinador de Vigilancia em Salud y Laboratorios de Referencia de Fiocruz y la mediación de Alexandre Pessoa, de la EPSJV/Fiocruz.

Tras dar su conferencia y atender todas las inquietudes del público, Jaime se hizo un tiempo para responder algunas de las preguntas de Salud al Sur, la revista digital del ISAGS.

Debido al marco en el que nos encontramos (30 años del SUS, Sistema Universal de Salud), ¿Qué lecciones pueden ser utilizadas para el fortalecimiento de los sistemas de salud de la región suramericana?

Hay dos realidades diferentes en América del Sur pero que pueden históricamente terminar siendo complementarias. Por un lado, está la vía SUS, que es la vía brasileña que ha dado aportes muy importantes y cuyos principios filosóficos, de equidad y de pleno acceso universal son de una gran riqueza. Por otro lado, hay una segunda vía que es válida para los países que comenzaron por una vía distinta, que es la vía costarricense. Porque Costa Rica tiene uno de los sistemas de salud tal vez más perfectos de Latinoamérica, basado en el acceso a un Seguro Público Universal. Es verdaderamente universal, ya que por el solo hecho de estar en suelo costarricense ya estás cubierto, seas o no de ese país.

Por el otro, no siempre la alternativa es ir a un SUS, si hay países que avanzaron en esa realidad de seguro universal hay que ir hacia la universalización del seguro público, ir en camino contrario sería construir una equidad hacia abajo. Perderíamos lo que tenemos y nos igualaríamos con los que no tienen nada. Para el caso de Ecuador o de países con esta realidad, no sería lo ideal desechar lo ya construido para ir hacia un modelo como el SUS. Lo que debemos hacer es ir hacia la vía universalización del seguro público.

 Sin embargo, es muy necesario que Brasil, que ya cuenta con el SUS, defienda ese modelo. Sería un desastre histórico que se desmonte aquello y se privatice y se disuelva creyendo en ofertas mágicas que sabemos que no vendrán.

¿Cuáles son los nuevos desafíos teniendo en cuenta el contexto de inequidad en salud?

Seré muy conciso en eso. Cada país es un mundo y tiene su propia realidad cambiante. Lo importante es poner los principios por delante y llegar a que sea universal el derecho y la equidad de acceso a la salud.

Desde el punto de vista de los determinantes sociales, ¿cómo considera que deberían ser planteadas políticas públicas para todos y todas en salud para aportar a la región?

Los determinantes sociales son la interpelación más profunda que pueden tener aquellos modelos que desde el poder se han defendido como los que “tienen que tener nuestra sociedad”. Conceptos como estos producen conocimiento sobre relaciones que desnudan la profunda inequidad y nos hacen ver por dónde viene nel tsunami de los problemas en salud.

Además, nos da una herramienta para hacer un repensamiento filosófico de la sociedad en la que vivimos. Lo patógena y lo malsana que puede ser.

 Finalmente, nos da elementos para reconstituir los niveles de evaluación ética de las prácticas en todos los campos. Creo que es un discurso integral que nos lleva necesariamente a la interculturalidad del saber. No a un pensamiento academicista sino uno que respete el saber popular y eso nos lleva a la interculturalidad también en el sentido de que, por ejemplo, no puede haber construcción de salud en territorios donde hay una historia indígena, sin indígenas. O de los barrios en las ciudades sin sus moradores. Tiene que democratizarse la construcción del conocimiento, las practicas. Yo creo que los determinantes tienen todas esas herramientas.

Ya que mencionó lo de la interculturalidad del saber, ¿quiere hacer una reflexión sobre salud intercultural?

Me parece bueno dejar en claro que es un concepto que muchas veces aparece distorsionado, cuando se evidencia la burocratización del pensamiento. Por ejemplo, poner parteras burocratizadas no es la solución, no es la vía que hay que seguir. Tiene que existir una interculturalidad real y respetuosa.  En el caso de Ecuador, los indígenas de la Sierra Norte, tienen posiciones muy claras, filosóficas y prácticas al respecto. A comunidades como esas debemos darles una jerarquía real en el sistema de salud. Es clave darles un reconocimiento político e institucional, sin someterlos a un molde alopático occidental típico, clásico y positivista sino respetando sus dinámicas y haciendo de ellos una práctica real.

 

                                                                                                                                                                           Daniel Salman

Analista de Comunicación & Información de ISAGS -UNASUR

danielsalman@isags-unasur.org

 

Compartir