Ministros, Secretarios de Salud y delegados de alto nivel reunidos en el 56° Consejo Directivo de la OPS

26/09/2018 - Aline Abreu

 

 

Entre el 23 y 27 de septiembre, las autoridades en salud de las Américas establecerán prioridades y planes para abordar los principales desafíos de salud enfrentados por la región durante el 56° Consejo Directivo (CD) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), celebrado en Washington D.C.

El CD de la OPS reúne a ministros de salud y delegados de alto nivel de los Estados Miembros de la OPS para analizar políticas de salud y establecer prioridades para la cooperación técnica y la colaboración entre países. A través de la reunión del CD, la OPS puede identificar y proponer medidas para abordar las necesidades especiales de cada área definida, parte de sus funciones como una de las divisiones regionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El CD establece las políticas y prioridades de la OPS para la cooperación técnica, analiza los desafíos regionales de salud pública y establece estrategias y planes de acción para mejorar la salud de la población y prevenir enfermedades y muertes. Asimismo, proporciona un foro para intercambiar información e ideas. Otras decisiones a nivel regional también se discuten en el CD, como el presupuesto de la organización y la selección de los países designados por regiones que integrarán los diversos grupos de trabajo y organismos de la OPS, como el Consejo Ejecutivo para el próximo período anual, incluyendo el CD del próximo año.

 

Suramérica y el ISAGS:

Los doce países suramericanos participaron de la Sesión de Apertura el día 23, representados por sus Ministros, Secretarios de Salud u otras autoridades de alto nivel, así como la Directora Ejecutiva de ISAGS-UNASUR, Carina Vance. En el día 24, el Dr. Tabaré Vázquez, Presidente de Uruguay, recibió la distinción más alta de la OPS como “Héroe de la Salud de las Américas”, en reconocimiento a su papel de liderazgo para prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles y para garantizar el control del tabaco en Uruguay. El mismo día, Carina Vance participó en el evento paralelo de la OPS para presentar el informe de avance de la Comisión de alto nivel “Salud Universal en el siglo XXI: 40 años de Alma-Ata”.

La participación en las reuniones del Consejo Directivo de la OPS es una parte estratégica de las funciones del ISAGS para apoyar la formulación de estrategias y políticas de los Sistemas Nacionales de Salud en América del Sur, así como para fortalecer la Diplomacia en salud en la región; alinear posiciones y promover un círculo virtuoso para la cooperación en salud y la articulación con instituciones similares, regionales e internacionales.

Algunos de los principales temas debatidos durante el 56° CD, que también es la 70° Sesión del Comité Regional de la OMS, son acciones para reducir la escasez de personal de salud; reducir el número de casos de cáncer de cuello uterino y las muertes causadas por éste y mejorar la salud de las mujeres, los niños y los adolescentes; así como discutir planes de acción para mejorar el control de vectores a fin de prevenir enfermedades como la malaria, el zika y la enfermedad de Chagas; y de Recursos Humanos para el Acceso Universal a la Salud y Cobertura Universal de Salud. Estos temas son esenciales para el cumplimiento de la salud como un derecho fundamental en América del Sur, universalmente accesible, promovido de manera sostenible e intersectorial, así como con respecto a la diversidad cultural de la región.

 Principales Documentos:

 Los documentos centrales sobre la situación de la salud en las Américas y los objetivos de la región guían las discusiones y las decisiones tomadas durante la reunión del CD. Esto implica el cumplimiento del Plan Estratégico de la OPS 2014-2019 y la Estrategia para el Acceso Universal a la Salud y la Cobertura Universal de Salud, así como la Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030.

A lo largo de este proceso, las decisiones que tienen como objetivo lograr una salud equitativa para todos, en particular para las mujeres, los niños y niñas, los grupos étnicos, las poblaciones indígenas y las personas que viven en condiciones de vulnerabilidad, se toman en conformidad con los acuerdos regionales y globales. Otro ejemplo de una agenda orientadora es la Agenda 2030 que contiene los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); específicamente, el ODS 3, que tiene como objetivo “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”.

 Además de esto, la celebración en septiembre del 40° aniversario de la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud que ocurrió en Alma-Ata, Kazajstán en 1978, también refuerza los principios y medidas para garantizar un enfoque de Atención Primaria de Salud para lograr la salud universal. Este espacio también constituye una oportunidad para reunir consensos comunes sobre estos importantes asuntos, a la luz de la Conferencia Mundial sobre Atención Primaria de Salud, que se celebrará en Astana, Kazajstán, a fines de octubre.

 Los Planes de Acción:

Entre las principales propuestas debatidas por el CD este año se encuentra el Plan de Acción para la Prevención y Control del Cáncer Cervicouterino 2018-2030, que establece, como medida necesaria, el desarrollo integral y la implementación de un sistema accesible, equitativo, integral e intervenciones efectivas y económicas, visualizando un futuro en el que el cáncer de cuello uterino ya no sea un problema de salud pública.

El cáncer es la segunda causa de muerte en las Américas. El cáncer de cuello uterino, a su vez, es la principal causa de muerte por cáncer entre las mujeres en once países y es la segunda causa de muerte en otros doce. Cada año, aproximadamente 83,200 mujeres son diagnosticadas y 35,680 mueren de esta enfermedad en la región; una proporción significativa (52%) de ellas tiene menos de 60 años (Fuente: Plan de Acción para la Prevención y el Control del Cáncer Cervicouterino 2018-2030). Para lidiar con este escenario, el Plan destaca la importancia del fortalecimiento de los sistemas de salud, el diagnóstico y el tratamiento precoces y el acceso a medidas preventivas que incluyen vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH), la prueba de Papanicolaou y mejores tratamientos contra el cáncer.

El Plan también reconoce la contribución del “Plan Regional de Acciones Integradas: Plataforma para el Intercambio de Experiencias y la Asistencia Técnica para la Prevención y el Control del Cáncer Cervical en América del Sur”, desarrollado por la Red de Institutos Nacionales del Cáncer de UNASUR (RINC-UNASUR). Este proyecto fue financiado por el Fondo de Iniciativas Comunes de UNASUR y ha sido reconocido como una de las mejores prácticas de Cooperación Sur-Sur para abordar los ODS, por la UNOSSC (Oficina de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur) en 2018.

Además de esta propuesta, el 56° CD analizó el Plan de Acción para la Salud de las Mujeres, los Niños y los Adolescentes 2018-2030, que tiene su estructura basada en la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente e identifica tres objetivos generales: sobrevivir – acabar las muertes prevenibles; prosperar – garantizar la salud física, mental y el bienestar; y transformar – ampliar los entornos propicios.

Lo específico de estos objetivos es que, más allá de la supervivencia, las autoridades de la región se han propuesto, como objetivo, garantizar el mayor nivel posible de bienestar a lo largo de la vida, mejorando así el desarrollo de las personas. Para esto, el Plan considera poner fin a todas las formas de desnutrición, atendiendo las necesidades nutricionales; garantizar el acceso universal a los servicios y derechos de salud sexual y salud reproductiva; asegurándose de que todas las niñas y niños tengan acceso a los recursos para promover una buena calidad en el desarrollo de la primera infancia; reduciendo sustancialmente las muertes y enfermedades relacionadas con la contaminación; y lograr la salud universal.

Otro documento considerado fue el Plan de Acción sobre Entomología y Control de Vectores 2018-2023. Este Plan también está en consonancia con las directrices de la OMS, especialmente a través de la Respuesta Global para el Control de Vectores 2017-2030; La Estrategia de Gestión Integrada para la Prevención y Control del Dengue en la Región de las Américas; el Plan de Acción para la Eliminación de las Enfermedades Infecciosas Desatendidas y las Medidas Posteriores a la Eliminación 2016-2022 y el Plan de Acción para la Eliminación de la Malaria 2016-2020.

El Plan de Acción Sobre Entomología y Control de Vectores 2018-2023 contiene cinco líneas de acción, que incorporan las principales necesidades para satisfacer los desafíos relacionados con la prevención y el control de enfermedades transmitidas por vectores. Algunos de los principales desafíos de la región son la amplia distribución geográfica, la gravedad y el potencial para generar epidemias de estas enfermedades en el amplio territorio de los países de las Américas (incluyendo toda la región de Suramérica), así como las deficiencias de las medidas utilizadas actualmente para su control. Los arbovirus (por ejemplo, chikungunya, dengue, fiebre amarilla y zika), la malaria y ciertas enfermedades infecciosas desatendidas (enfermedad de Chagas, leishmaniasis, filariasis linfática, oncocercosis, esquistosomiasis y otras) son algunas de las enfermedades abordadas directamente por este Plan.

Estos Planes, así como todos los debates durante el 56° CD, permitirán la articulación regional y la diplomacia para la determinación conjunta de las principales estrategias y acciones en las políticas de salud del continente. En el caso de Suramérica, también es una oportunidad para la articulación entre los 12 países miembros y para fortalecer el gobierno en salud, en función de las particularidades de la región, buscando sistemas de salud inclusivos y universales.

 

 

Aline Abreu

Coordinadora de Relaciones Internacionales y Cooperación ISAGS-UNASUR

alineabreu@isags-unasur.org

 

Compartir