Sistema de Salud en Suriname

Versión no actualizada de: Sistemas de Salud en Suramérica: Desafíos para la universalidad, la integralidad y la equidad/Instituto Suramericano de Gobierno en Salud; Ligia Giovanella, Oscar Feo, Mariana Faria y Sebastián Tobar (Orgs). Rio de Janeiro, ISAGS, 2012.

 

 

El Gobierno de Suriname se ha comprometido a proteger y mejorar la salud de su pueblo. A medida que la sociedad evoluciona, también cambian las necesidades de salud. El Ministerio de Salud de Suriname reconoce los desafíos que requieren respuestas de políticas determinadas a nivel nacional, y el nuevo Plan Nacional del Sector Salud 2011-2016 ofrece la visión y la dirección necesarias para el desarrollo y la gestión de todos los aspectos del sistema de salud para los próximos cinco años.

Suriname está esforzándose para proteger, promover, mantener y mejorar la salud de la gente. Estamos trabajando duro para que en 2016 tengamos más foco y mayor inversión en mejorar la salud y prevenir enfermedades, prestando especial atención a la disminución de la desigualdad en beneficio de las comunidades más débiles. Nuestro objetivo es ayudar a nuestra población para que tenga acceso a la atención médica que necesita a través de una red de salud primaria integrada y servi-cios de cuidados comunitarios, dentro del sistema de salud, con calidad y seguridad.

Nuestro sistema de salud se esfuerza por usar de la forma más efectiva posible los recursos, los servicios y la infraestructura disponibles para satisfacer las necesi-dades en salud, manteniendo la sostenibilidad financiera. Estamos adaptándonos rápidamente a las nuevas necesidades de las comunidades y tratamos de anticipar los problemas que van surgiendo para darles una respuesta adecuada.

Existe una creciente expectativa de que las políticas, estrategias y planes naciona-les de salud puedan recibir información de una evaluación realista de las capacidades actuales y de una visión audaz del futuro. El Plan Nacional del Sector Salud indica el curso que el desarrollo de los cuidados de la salud debe seguir en los próximos años. Está basado, principalmente, en prioridades nacionales extraídas de un aná-lisis exhaustivo de la situación de la salud en el país y de las necesidades de salud del pueblo surinamés. Este plan también tiene en cuenta las prioridades regionales e internacionales y los compromisos con la Agenda Mundial de Salud. Partes del Plan Nacional del Sector Salud 2011-2016 han sido incorporadas a este documento.

 

Derechos Sociales y Salud

En su artículo 36, la Constitución de la República de Suriname establece que todos tienen derecho a la salud y que es responsabilidad del gobierno promover la salud a través de la mejora constante de las condiciones de vida y de trabajo e informar las medidas de protección de la salud.

Conforme a la ley (art. 36), el Ministerio de Salud de Suriname es responsable de la promoción de la salud a través de la supervisión de diversas instituciones.

 

Perfil demográfico y características de la población

Suriname está en plena transformación demográfica (Celade/Cepal, 2005), con tasas de natalidad y mortalidad moderadas, tasas de fecundidad decrecientes, expectativa de vida creciente y crecimiento natural de medio a bajo. La población a mitad del año 2009 era de 524.143 y la expectativa de vida al nacer en 2007 era 71,9 años para las mujeres y 67,7 años para los hombres (ABS, 2009). La tasa anual de crecimiento de la población era 1,3% en 2009 (frente a 1,2% en 2006-2008).

Gráfico 1 – Estructura de la población por zona geográfica, Suriname, 2004

El último censo de 2004 mostró que la dinámica de la transición demográfica se concentra principalmente en la populosa área urbana del país y, en menor grado,

en su zona costera rural, mientras que el interior rural todavía exhibe un perfil demográfico preindustrial. Un marcado contraste entre estas tres áreas surge cuando examinamos otras variables demográficas, tales como participación de la población, densidad de la población y razón hombre-mujer, como se observa en el Gráfico 1.

Además del envejecimiento y la urbanización, la migración es otra tendencia importante de la conformación de la dinámica demográfica y de la estructura poblacional, en particular en el segmento de los menores de 30 años. En 2010, la tasa neta de migración fue de 0,26 por 1.000 habitantes, indicando un exceso de población saliendo del país.

Sin embargo, como las vastas fronteras de selva amazónica no nos permiten efectuar controles confiables, puede haber una cantidad considerable de inmigración ilegal, por ejemplo desde Brasil. Oficialmente, las tasas de migración internas han permanecido relativamente estables, con una migración importante de las áreas rurales hacia las urbanas, aunque estos números están basados en los cambios de domicilio oficiales y pueden, por lo tanto, estar subdimensionados. No existen estimaciones oficiales de las tasas de migración interna informales.

Esta característica de la transición demográfica está estrechamente relacio-nada con la tasa creciente de enfermedades crónicas no transmisibles en el perfil epidemiológico que, a su vez, tiene consecuencias directas sobre el suministro y la demanda de servicios médicos y sociales.

 

Contexto social

Los principales grupos demográficos de Suriname son: indostano (indios orientales; 27,4% de la población); criollos (descendientes de esclavos de África mezclados con otros grupos étnicos, 17,7%); cimarrones (descendientes de esclavos fugitivos de África; 14,7%); indonesios (principalmente javaneses; 14,6%); amerin-dios (descendientes de población indígena, 3,7%); chinos (1,8%); mestizos (12,5%); otros (7,6%) (ABS, 2005).

Con el 90% del país cubierto por selva tropical amazónica, los modelos de asentamiento han dividido a la sociedad en urbana, costera rural e interior rural, con acceso desproporcional, más difícil, de esta última a los recursos debido a la distancia. El gobierno ha manifestado interés en crear estrategias para desarrollar las zonas interior y costera rurales, destacando la cantidad y calidad de los servicios básicos, así como la creación de oportunidades de empleo.

 

Contexto económico

En 2009, los pilares de la economía eran la industria, la minería y el comercio, que, en conjunto, contribuyeron con más del 46% del PIB del sector formal (Ban-co Central de Suriname, 2011). La tasa anual de crecimiento del PIB durante el período 2004 a 2009 fue de aproximadamente 4%, en promedio, y la menor tasa de crecimiento durante ese período fue 3%, al comparar 2009 con 2008 (ABS, 2004-2009). Suriname también tiene una gran cantidad de actividades informales que contribuyen con la economía, sobre todo, minería de oro en pequeña escala en el interior. Esta actividad informal responde por cerca de 17% del PIB (precios básicos) (ABS, 2011).

En 2010, el Banco Mundial clasificó a Suriname como economía de renta media-alta al estimar para 2008 un ingreso bruto nacional per cápita de USD 976 a USD 3.855 (Banco Mundial, 2010). El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD, 2010) lo clasificó como país con desarrollo humano mediano.

 

Estructura y Organización del Sistema de Salud

 

Modelo político-administrativo del país

Suriname está ubicada en la costa nordeste de América del Sur. Limita al este con Guayana Francesa, al sur con Brasil, al oeste con Guyana y al norte con el Océano Atlántico. El país tiene un área total de 163.820 km2 y consiste en un valle costero estrecho con pantanos, colinas y selvas tropicales.

Administrativamente, el país se divide en diez distritos administrativos que se subdividen en 62 regiones. El área costera consta de dos distritos urbanos y seis distritos rurales y el interior cuenta con dos distritos. Los dos distritos urbanos, la ciudad capital de Paramaribo y Wanica, cubren el 0,5% del territorio y poseen el 70% de la población total.

 

Organización del sistema de salud

El Ministerio de Salud (MS) es responsable del sector salud y de la gestión del sistema de salud, específicamente de la disponibilidad, la accesibilidad y la viabilidad de la asistencia médica.

El MS tiene como sus responsabilidades principales la planificación, el desa-rrollo de políticas, la inspección, la coordinación, el monitoreo y la evaluación y el establecimiento de normas en el sistema de salud.

Las principales instituciones del Ministerio de Salud son la Oficina Central del MS, los Órganos de Inspección (Médico, de Enfermería y Farmacéutico) y el Departamento de Salud.

 

Primer nivel de atención

La atención primaria es suministrada por la Misión Médica en el interior, por los Servicios Regionales de Salud en las áreas costeras rurales, por los Servicios Re-gionales de Salud y los médicos privados en las regiones urbanas con gran densidad de población (Wanica, Nickerie y Paramaribo).

 

Atención primaria de la salud de la Misión Médica

La Misión Médica está formada por un grupo de organizaciones no guberna-mentales religiosas, financiadas por el gobierno, que proporcionan un primer nivel de atención a residentes del interior rural que viven en entornos tradicionales a lo largo de los principales ríos, con algunas áreas solo accesibles por vía fluvial o con avionetas. Los cuidados en salud son realizados a través de una red de policlínicas, coordinada por el Centro de Coordinación Jan van Mazijk en la capital, Paramaribo. Su campo de operación es el interior rural de Suriname, incluyendo los distritos de Brokopondo, Sipaliwini y parte de Para (Figura 1).

Figura 1 – Mapa de las clínicas de la Misión Médica, 2011

El área geográfica de trabajo de la Misión Médica (MZ) abarca 130.000 kilóme-tros cuadrados, con una población de aproximadamente 60.000 habitantes.

La MZ dirige 56 clínicas de atención primaria y consultorios que atienden un promedio de 60.000 consultas por año (4 consultas por consultorio por día). Seis médicos generales monitorean las clínicas y consultorios (un promedio de 9 clínicas por cada profesional). Tres de estas clínicas funcionan como centros de salud con camas: el Hospital Marowijne – Stoelmanseiland (15 camas), el Hospital Djoemoe (16 camas) y el Centro de Salud Brownsweg (6 camas).

El sistema usado para la prestación de servicios por parte de la MZ está basado en asistentes de salud, trabajadores de nivel medio reclutados en las comunidades locales y entrenados por la MZ durante cuatro años. Mientras realizan su trabajo en campo, son monitoreados por médicos y enfermeras (jefes de clínicas, adminis-tradores regionales, departamentos auxiliares en el Centro de Coordinación), por medio de constantes comunicaciones a través de la radio y visitas de supervisión (Medical Mission, 2009-2010.

 

Servicio de Salud Regional

El Servicio Regional de Salud (RGD) es una fundación estatal que ofrece atención sanitaria a través de establecimientos públicos de atención primaria que tienen como funcionarios a médicos generales y practicantes que prestan servicios de atención primaria a los residentes de las zonas costeras de Suriname. Personas clasificadas como “pobres o casi pobres” por el Ministerio de Asuntos Sociales son los que más usan los servicios del RGD. Las personas cubiertas por el Fondo Estatal del Seguro de Salud (SZF) pueden también elegir un doctor del RGD como su médico general.

El RGD administra 43 centros de atención sanitaria con cerca de 64 médi-cos practicantes. Tres de ellos tienen camas: el Hospital Coronie (8 camas), el Commewijne – Centro de Salud Ellen (7 camas) y el Centro de Salud Albina (9 camas).

Tanto el RGD como la Misión Médica reciben subsidios del gobierno para la realización de las actividades de atención primaria de la salud.

 

Clínicas privadas

Las clínicas privadas operan principalmente en las zonas urbanas. La mayoría de los médicos generales del país atienden en forma privada. Los médicos generales atienden personas cubiertas por el Fondo Estatal del Seguro de Salud (SZF), por el Ministerio de Asuntos Sociales, seguros privados, compañías privadas o pacientes que pagan por su consulta.

Otra modalidad de proveedores de atención a la salud son las clínicas privadas que grandes corporaciones, públicas o privadas, ofrecen a sus funcionarios. El finan-ciamiento y el tipo de servicio ofrecido por estas clínicas difieren entre las diversas firmas. En las Cuentas Nacionales de Salud de 2000 se calculaba que las grandes corporaciones cubrían casi un tercio de todos los empleados del sector privado.

 

Atención hospitalaria (atención de salud secundaria y terciaria)

En el país funcionan cinco hospitales, cuatro en Paramaribo y uno en Nickerie. Hay también un hospital psiquiátrico en Paramaribo. El Hospital Académico, Lands Bedrijf Academisch Ziekenhuis, es el único hospital de Paramaribo con un departamento de servicios de urgencia. Los otros hospitales ofrecen cuidados básicos especiales, el Academisch Ziekenhuis y el ’s Lands Hospitaal son hospitales del gobierno y el Diakonessen Ziekenhuis y el Sint Vincentius Ziekenhuis son hospitales privados.

Tabla 1 – Número de camas de hospital, Suriname, 2009

Fundación para el Cuidado Dental de la Juventud

La fundación para el Cuidado Dental de la Juventud, una fundación financiada por el gobierno, ofrece prevención y tratamiento a jóvenes de 0 a 18 años y servicios odontológicos en general a toda la población. El Cuidado Dental de la Juventud coopera con RGD y posee 40 unidades odontológicas en 26 clínicas de RGD. Anualmente, cerca de 40.000 niños y 5.000 adultos son tratados en 30 locales en el país y 15 unidades en la oficina central de la capital, Paramaribo.

El MS también brinda servicios de salud pública a través de la Oficina de Salud Pública, la Oficina de Alcohol y Drogas, dentro del Centro Psiquiátrico de Suriname, y el Departamento de Servicios Odontológicos. Otros órganos subvencionados por el Ministerio de Salud son: la Central de capacitación de enfermeras y ocupaciones relacionadas y el banco de sangre.

Cuadro 1 – Organización del sistema de salud en Suriname

El Ministerio de Salud tiene el compromiso de optimizar la planificación y la gestión de los centros de salud y la infraestructura para proporcionar atención de salud y servicios de calidad para poder enfrentar los desafíos modernos de la salud, tales como las enfermedades no transmisibles.

Es necesario fortalecer la capacidad nacional de reglamentar, planificar, comprar, implantar, administrar y mantener tecnologías sanitarias, instalaciones, infraestructura y suministros.

La capacidad instalada actual del país puede resumirse de la siguiente forma:

Las inversiones futuras tendrán en consideración necesidades a largo plazo y abordajes innovadores para garantizar el acceso equitativo a la salud, por medio de hospitales rurales, un mayor número de policlínicas rurales primarias y la construc-ción de residencias para ancianos. Nuestra estructura sanitaria precisa adecuarse a la creciente demanda de atención sanitaria y el gobierno ya se ha comprometido a mejorar muchas instalaciones de atención de salud.

Durante 2010 hubo mejoras muy importantes de la infraestructura sanitaria del país con la construcción y el equipamiento del nuevo Laboratorio de Salud Pública (septiembre de 2010) y el Centro de Radioterapia (2011). Estas dos modernas insta-laciones son un bien no solamente de Suriname, sino de toda la región caribeña y latinoamericana. También fue construida una moderna Residencia para Ancianos (de propiedad privada) que ofrece servicios a pacientes/clientes de Holanda y de la región que visitan Suriname para tratarse o de vacaciones. En los próximos dos años se realizará una expansión de la infraestructura con la construcción de hospi-tales rurales, en particular, centros integrados de asistencia médica primaria a ser financiados por un préstamo (Francia) y un subsidio (China).

 

Universalidad, Integralidad y Equidad

El sistema de salud consiste en subsistemas con diferentes modos de financia-miento, filiación y provisión de servicios de salud. Cada subsistema es especializado en un segmento poblacional distinto dependiendo de la localización geográfica, la inserción en el mercado de trabajo y el nivel de renta.

La tendencia en la política global de salud es promover la solidaridad y la equidad e introducir cambios en el sistema de salud que respondan a las necesidades de los grupos más vulnerables e incluyan medidas para ampliar la cobertura y crear y mantener la universalidad de los derechos.

El Ministerio de Salud está colaborando con una serie de organismos en iniciativas políticas que impactan en la situación de salud del país y promueven la equidad, tales como:

 

Financiamiento en Salud

 

Financiamiento del sistema de salud

El Ministerio de Hacienda recauda impuestos, asigna presupuestos al MS y administra las contribuciones al Fondo Estatal de Salud (SZF). El MS subvenciona un número de instituciones, tales como el Servicio Regional de Salud (RGD), la Misión Médica (MZ) y el Centro Psiquiátrico de Surinam (PCS) y paga directa-mente programas de salud pública incluyendo los Servicios Odontológicos para la Juventud.

De acuerdo con la Cuentas Nacionales de Salud de 2006, los recursos del Sector Salud provienen del Ministerio de Hacienda (37,5%), seguido por el aporte de firmas particulares (34,1%) y pagos directos de bolsillo (20%). De acuerdo con estos números, el gasto público debe elevarse para alcanzar normas internacio-nales y así garantizar una oferta adecuada de servicios de salud. Los altos gastos directos de bolsillo significan que los hogares son afectados en sus finanzas, lo que podría aumentar el riesgo de costos catastróficos relacionados con la salud. Uno de los principales objetivos de la actual administración es la reducción de la carga financiera de los individuos y familias con la introducción de un sistema general de seguros de salud.

Figura 2 – Descripción de financiadores y proveedores del Sistema de Salud, Suriname, 2011

Seguro de salud

Existen varios esquemas de seguro. Los tres principales son el Fondo Estatal de Se-guros de Salud, los programas del Ministerio de Asuntos Sociales y los seguros privados.

El Fondo Estatal de Salud (SZF) cubre a todos los empleados gubernamentales, (40.891 empleados públicos y sus dependientes, en 2010). El seguro SZF está dispo-nible para el público en general. El SZF es responsable de pagar a los proveedores los servicios asegurados recibidos por la población cubierta por el SZF.

El Ministerio de Asuntos Sociales y Habitación (MSA), el mayor proveedor de fondos para la atención de salud del gobierno (aprox. 107 millones de dólares suri-nameses por año), cubre 24% de la población. Atiende a los pobres o casi pobres, garantizando que la población en desventaja económica tenga acceso a cuidados de salud subvencionados por el Estado. La población pobre o casi pobre puede solicitar una tarjeta de salud que le otorga libre acceso a los hospitales y clínicas gubernamentales. En la mayoría de los casos, el MSA financia la atención secundaria mientras que la atención de salud primaria es financiada por el MS y brindada por RGD.

Los individuos y las familias que no tienen acceso a los seguros del MSA o del SZF pueden recibir servicios de salud particulares a través de un segurador privado, una clínica de salud de una compañía o pagando de su propio bolsillo. El 16% de la población no informa seguro; el 3% tiene un seguro privado y el 19% tiene acceso a los servicios de salud por medio de pagos directos de bolsillo (Gráfico 2).

Como se mencionó anteriormente, la población en el interior no tiene seguro de salud debido a que, por su lugar de residencia, tienen acceso a los servicios de salud ofrecidos por las MZ, que son subvencionadas por el Ministerio de Salud. Las MZ cubren 6% de la población.

Gráfico 2 – Porcentaje de la población asegurada por plan, Suriname

Gasto totales de salud

La distribución de gastos públicos y privados del gasto total en salud de 2006 fue 42,6% del sector público, 53,8% del sector privado y 3,6% de organizaciones no gubernamentales (Ministerio de Salud, 2006). Esto representó USD 163.508.436 u 8,5% del PIB. Debe observarse que, de acuerdo con las Cuentas Nacionales, los gastos con la salud per cápita aumentaron drásticamente de USD 180,33 en 2000 a USD 324,26 en 2006.

Según las Cuentas Nacionales de Salud de 2006, los gastos de salud se centraron en la atención curativa, mientras que el primer nivel de atención recibió la menor asignación de fondos: hospitales 35,0%, seguido por médicos generales privados con 12,6%, farmacéuticos 11,5%, especialistas médicos 9,2%, servicios de laboratorio 4,8%, dentistas 3,9% y RGD 3,3% (Ministerio de Salud, 2007).

La participación del sector privado a la atención sanitaria es importante y el gasto directo de bolsillo es preocupante. En vista de las desigualdades financieras y de acceso a la salud, el gobierno ha enfatizado la importancia de encontrar nuevas formas de sustentar el sistema de salud y formular políticas de redistribución de los recursos para satisfacer las necesidades de la salud, reducir las barreras económicas al acceso y proteger contra el riesgo financiero del uso de la atención de salud.

El gobierno ha reconocido la necesidad de adoptar medidas detalladas, como la formulación de un modelo de prestación, el establecimiento de prioridades, el cálculo de costos, el componente de recursos humanos y la reorganización de pro-veedores, enfatizando las medidas de eficiencia en hospitales.

La insuficiente información sobre la cantidad de recursos financieros usados en la salud, sus fuentes y la forma como son usados, hace que sea un desafío para el MS tomar decisiones informadas, desarrollar políticas y hacer proyecciones financieras para el sistema de salud.

 

Macrogestión

El liderazgo y la gobernanza del sector salud son responsabilidad del Ministerio de Salud, que tiene que ocuparse de la formulación, legislación y adhesión a una política de atención de salud, implementarla, supervisarla y vigilarla, verificar la accesibilidad y disponibilidad de los servicios en todo el país, incluyendo medica-mentos y productos relativos a la salud, así como la atención general de la población y del sistema de seguridad social.

El MS enfrenta dos grandes desafíos de liderazgo y gobernanza. En primer lugar, la coordinación de una variedad de proveedores, instituciones y establecimientos (públicos y privados) para garantizar un abordaje holístico de los servicios y, en segundo lugar, la integración de algunos programas de enfermedades específicas con estructuras y servicios ya existentes para obtener resultados mejores y más sostenibles. Además, el MS debe fortalecer el conocimiento profesional, los emple-ados del sector y los recursos para apoyar, a través de políticas, el efectivo papel de conducción del sistema de salud.

En un esfuerzo para obtener efectiva capacidad de gobierno, el MS precisa mejorar su capacidad de planificación y lograr una coordinación eficiente para promover la inclusión de objetivos de salud en todas las políticas y defender la implementación efectiva en todos los sectores para maximizar las ganancias en salud.

Es tarea del Ministerio garantizar la calidad, disponibilidad y accesibilidad de servicios de salud de calidad en todo el país, haciendo que el sistema de salud responda mejor a la población, colocando a los ciudadanos en el centro de la salud. La carga predominante de las enfermedades no transmisibles es una de las razones de que este renovado énfasis sea totalmente imprescindible. La actual administración se ha comprometido a redoblar sus esfuerzos en el área de salud pública, reconociendo explícitamente la importancia de la promoción de la salud y la prevención de enfermedades, proponiendo acciones para ampliar y mejorar la oferta de operaciones y servicios de salud pública esenciales, así como también fortaleciendo las organizaciones de salud pública y los recursos humanos en el campo de la salud.

Para tal hay una serie de documentos legales en vías de revisión o desarrollo:

Entre los planes en ejecución en el país, vale la pena mencionar:

Otros planes actualmente en desarrollo son:

 

Vigilancia en Salud

 

Sistemas de información de salud

La unidad del Sistema Nacional de Información de Salud (NHIS) del Ministerio de Salud es responsable por los datos oficiales sobre la salud nacional.

La mayor parte de la información llega a la unidad a través de:

Los datos de la vigilancia centinela son usados para análisis de tendencias y para informar a los organismos regionales e internacionales (OPS/OMS, Centro Epide-miológico del Caribe y otros). La vigilancia de mortalidad se usa para un estudio en profundidad de la política de desarrollo, la toma de decisiones y la evaluación de los progresos obtenidos en el sector salud.

El sistema nacional de información sanitaria precisa integrar la información del nivel primario al central para mejorar la vigilancia, monitorear el desempeño y suministrar los datos necesarios para la toma de decisiones basadas en evidencias. Hay brechas en los recursos financieros y humanos necesarios para perfeccionar el sistema nacional de información de salud. Hay necesidad de capacitación para analizar información y se necesita una estructura actualizada de hardware y software.

Los principales desafíos con relación a la información sanitaria son:

 

Estado de salud de la población

La disminución de la tasa global de fecundidad y la importante disminución de la tasa general de mortalidad han llevado a un aumento de la expectativa de vida de la población surinamesa. Esto trajo cambios en la estructura etaria y las causas de mortalidad y morbilidad de la población. En tal sentido, aumentó la proporción de enfermedades no transmisibles, principalmente cardiovasculares, entre todas las causas de muerte. La alta prevalencia de los factores de riesgo deberá llevar a un aumento importante de las enfermedades crónicas en los próximos años.

En relación a la morbilidad, las elevadas tasas de incidencia de enfermedades tropicales desatendidas persisten, junto con un aumento de las enfermedades sexualmente transmisibles. Se está observando una disminución de las tasas de enfermedades que pueden ser evitadas por inmunización. Podemos concluir que, según las estadísticas de mortalidad de la población, Suriname se encuentra en una fase de transición con persistencia de algunas enfermedades infecciosas que corresponden a una fase de transición de desarrollo.

 

El problema de las enfermedades crónicas y no transmisibles

Siguiendo la tendencia mundial, Suriname está actualmente sufriendo un cambio de las enfermedades transmisibles (ET) hacia una carga creciente de las enfermedades no transmisibles (ENT). Esta tendencia está relacionada con los determinantes de la salud, como se describió en la sección anterior, así como con los cambios de perfil demográfico de Suriname. El Gráfico 3 ilustra la siguiente tendencia: la mortalidad atribuida a ENT continúa creciendo, mientras que las muertes causadas por ET muestran una importante reducción.

Gráfico 3 – Muertes atribuidas a enfermedades no transmisibles y transmisibles, Suri-name, 2000-2009

En 2009, 60,5% de todas las muertes (n=3035) clasificadas entre las 10 princi-pales causas de mortalidad fueron atribuidas a ENT (Ministerio de Salud, 2009). Las enfermedades cardiovasculares, los tumores malignos y la diabetes están dentro de las diez principales causas de mortalidad, como muestra el Gráfico 4. Otros severos problemas de salud son ocasionados por causas externas (accidentes y violencia) y desórdenes mentales.

Gráfico 4 – Las 10 principales causas de muerte (%), Suriname, 2009

Estilos de vida y factores de riesgo conductuales

Los estilos de vida y los factores de riesgo conductuales son los principa-les contribuyentes a la epidemia de ENT, en particular, las dietas malsanas, la inactividad física, así como el consumo de tabaco y alcohol. Los datos de 1.654 personas de cuatro grupos étnicos (mestizo, criollo, indostano y javanés) en 2001 proporcionaron una idea de la influencia del estilo de vida y los factores conduc-tuales sobre las ENT: 70% eran físicamente inactivos, 30% fumaban, 20% eran obesos (BMI>30) y 15% tenían colesterol total alto (Van Eer, 2001). Además, la Encuesta Mundial de Salud Escolar de 2009 con niños entre 13-15 años (n=1.698), mostró que la mayoría (73%) practica actividad física por menos de una hora al día (OMS/OPS, 2009).

Los datos de los alimentos consumidos indican un aumento de la disponibilidad de energía durante las últimas cuatro décadas (de 2000 kcal en 1961-1963 a 2700 kcal en 2003-2005) (FAO, 2009). La Encuesta Mundial de Salud Escolar indicó una contribución cada vez mayor del azúcar, con 81% de los niños consumiendo gaseosas una o más veces por día.

Los datos de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en la Juventud de 2009 mostraron que de 927 estudiantes entre 13-15 años, 19,2% usaban corrientemen-te productos con tabaco. Además, la encuesta mostró que los estudiantes están expuestos al humo del tabaco en el ambiente: 46,6% vivían en casas donde otros fumaban, 53,3% estaban expuestos a humo de otros fuera de casa y 49% tenían por lo menos un pariente que fumaba (OMS/OPS, 2009).

La Encuesta Nacional de Prevalencia de Drogas (n=3.441) indicó una mayor proporción de uso de cigarrillos en personas con más de 35 años. La prevención del tabaquismo en la juventud, el dejar de fumar de los adultos y la reducción de la exposición al humo del tabaco en el ambiente son fundamentales para controlar el tabaquismo y deben abordarse adecuadamente. Estas cuestiones se han incorporado en el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), que Suriname ratificó en 2008. Para poder cumplir con el CMCT, Suriname tendrá que cumplir los re-quisitos hasta 2013. Actualmente existe una junta para el control del tabaquismo en Suriname y se está desarrollando una legislación antitabáquica que aborda ambientes libres de humo, prohibición de publicidad y advertencias de salud.

El consumo nocivo de alcohol es otro factor de riesgo preocupante. Los resulta-dos de la Encuesta Escolar Mundial de Salud de 2009 mostraron que de los 1.698 estudiantes de 13 a 15 años participantes, 73,8% (1.253) consumieron alcohol por primera vez antes de los 14 años y 32,6% (554) consumieron alcohol en una o más ocasiones en el mes anterior. Entre los adultos, se observó una mayor proporción de consumo de alcohol en el grupo con 26 a 34 años (36,8%), seguido del grupo con 35 a 64 (33,9%). Actualmente, Suriname tiene un plan maestro antidrogas para disminuir el consumo de alcohol y tabaco, entre otras sustancias.

 

El problema de las enfermedades transmisibles

A pesar del cambio epidemiológico hacia las enfermedades no transmisibles, al-gunas enfermedades transmisibles tales como HIV/SIDA, la tuberculosis y el dengue todavía preocupan. Mientras tanto, algunas enfermedades tropicales desatendidas y la malaria son objeto de eliminación. Específicamente, el país ha tenido éxito en el control de la malaria, recibiendo la medalla de la OPS de “Campeón contra la Malaria de las Américas” en 2010.

Suriname ha tenido muchos éxitos en el control de enfermedades transmisi-bles, lo que ha impulsado el deseo de mejorar continuando con la integración de algunos programas verticales en la atención primaria de la salud, especialmente los programas verticales de VIH y tuberculosis, como ocurrió con el programa vertical para la malaria ya en la década del 1950.

 

Dengue

El dengue se concentra en las zonas costeras, incluyendo distritos rurales y ur-banos, con todos los serotipos 1, 2, 3 y 4 en circulación. Parece claro que el número de casos alcanza picos cada 4 a 7 años y los picos son cada vez mayores (Gráfico 5).

No se conoce una explicación de la razón de esta tendencia. Una posibilidad es que los cambios climáticos hayan causado un aumento de las zonas con condiciones favorables para la reproducción del mosquito vector del dengue.

Los datos sobre dengue son informados a través de un sistema de vigilancia centinela. Hay que ampliar y fortalecer los sistemas de vigilancia para enfrentar y controlar el surgimiento de epidemias y para determinar los subtipos del virus.

Gráfico 5 – Casos de dengue en Suriname, 1978 – 2009

Malaria

En años recientes, el programa de la malaria consiguió reducir la transmisión, el número de casos graves y las muertes asociadas. Concretamente, la reducción de la transmisión tuvo éxito al dirigir la estrategia de control contra el P. falciparum y el P. vivax, que tuvieron descensos de 92% y 62%, respectivamente, entre 2000 y 2008. Estas estrategias incluyeron la introducción de testes de diagnóstico rápido, tratamiento extremamente efectivo con Coartem, distribución de mosquiteros impregnados, equipos móviles para testar y tratar a los mineros de oro, detección de casos activos, fumigación de casas, campañas en los medios de comunicación y reimpregnación de mosquiteros. Los casos graves de malaria disminuyeron de 377, en 2003, a solamente 50 casos hospitalizados, en 2008.

Los informes oficiales de 2005-2007 indican que debido a la reducción marcada de casos de malaria y la ausencia de muertes adjudicadas a la malaria, Suriname alcanzó el objetivo de malaria de los Objetivos de Desarrollo del Milenio antes de 2015 (Objetivo: detener en 2015 y comenzar a invertir la incidencia). Como resultado, la OPS nombró a la Oficina Nacional de Malaria de Suriname en 2010 “Campeona contra la Malaria de las Américas”. El próximo paso es trabajar para la eliminación, como se describe en la resolución adoptada CD49.R19: Eliminación de enfermedades desatendidas y otras enfermedades relacionadas con la pobreza.

La transmisión actual de la malaria está estrechamente relacionada con la activi-dad minera en el interior rural. Se estima que hay por lo menos 15.000 mineros de oro, con por lo menos 6.000 brasileros entre ellos, junto con guyaneses, guyaneses franceses, dominicanos y diferentes grupos étnicos de Suriname.

La predominancia de P. falciparum en Suriname y el éxito comprobado en la reducción de la transmisión de los casos de P. falciparum indican que el control de la malaria puede ser alcanzado con un tratamiento adecuado y rápido (MS, 2010).

Un prerrequisito para la eliminación será la colaboración de los países vecinos, específicamente Guyana, Guayana Francesa y Brasil.

 

Enfermedades tropicales desatendidas

La prevalencia de las llamadas enfermedades tropicales desatendidas (enferme-dad de Chagas, lepra, leptospirosis, esquistosomiasis, helmintiasis transmitidas por el suelo) es baja y el Ministerio de Salud se ha comprometido a eliminarlas.

El MS recientemente aumentó la autoridad de la Oficina de Malaria para incluir las enfermedades tropicales desatendidas. Será necesario un enfoque multisecto-rial integrado y un sistema de vigilancia integrado de enfermedades transmisibles desatendidas y malaria para alcanzar y mantener los objetivos de su eliminación en Suriname.

 

Sistema Nacional de Vigilancia

El Departamento de Epidemiología de la Oficina de Salud Pública, como parte del Ministerio de la Salud (MS), es el responsable técnico por recibir todas las notificaciones e informes sobre la vigilancia de enfermedades.

La recogida de datos para la vigilancia de las enfermedades transmisibles se realiza en los centros de salud de la Misión Médica, en el RGD y en los hospitales. El formulario de notificación es fácil de obtener en los centros de salud designados y todos los hospitales y trabajadores del área de salud saben dónde informar y a quién contactar.

Los informes y notificaciones recibidos por el Departamento de Epidemiología se introducen en una base de dados, se analizan y entonces se vuelven a informar al Epidemiólogo Nacional, al gerente del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) y al MS y al director técnico interno OPS/OMS–PAI.

Los informes semanales de enfermedades del PAI (de hospitales) son compila-dos por las enfermeras de vigilancia del PAI del Departamento de Epidemiología y, entonces, se informan al Epidemiólogo Nacional, al gerente del PAI y al director técnico OPS-PAI.

El propósito del sistema de vigilancia de enfermedades transmisibles de Suri-name es recoger datos sobre enfermedades transmisibles notificables y síndromes, teniendo en cuenta los reglamentos internacionales de salud y enfermedades transmisibles y síndromes bajo vigilancia, conforme a lo estipulado por el Director Médico. Finalmente, estos datos se utilizan para iniciar las actividades de control y prevención adecuadas. Hay un manual nacional de vigilancia de enfermedades transmisibles con definiciones de casos incluidas en la Vigilancia de Salud Pública. También se está utilizando un Manual caribeño de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles para Acción del Caribbean Epidemiology Centre.

 

Flujo de información

Hay dos niveles de información, a saber:

◊◊ 24 clínicas de RGD (Fundación del Servicio de Salud Regional) en el área costera, incluyendo 3 del sector privado.

◊◊ Las 56 clínicas de la Misión Médica en el interior informan desde 2010 regularmente.

 

Vigilancia sanitaria y vigilancia ambiental

El control de calidad de los alimentos y el agua se lleva a cabo principalmente en el laboratorio de la Oficina de Salud Pública (BOG) y el Ministerio de Agricultura. La vigilancia del medio ambiente respecto al saneamiento es responsabilidad de la Inspección Sanitaria de la Oficina de Salud Pública.

Las enfermedades transmitidas por los alimentos o por el agua están incluidas en el informe de vigilancia. Cuando se observan varios casos en los datos de hospitalización o son informados por los médicos de atención primaria, se realiza una investigación de la epidemia en colaboración con el departamento de salud ambiental.

 

Red de laboratorios

Todos los hospitales tienen laboratorios y hay tres laboratorios de análisis clí-nicos particulares. El Ministerio de Salud está elaborando las primeras leyes para laboratorios de análisis clínicos con base en el Informe Final sobre Preparación de un Modelo de Legislación para Laboratorios de Análisis Clínicos de la Comunidad Caribeña de CAREC, de diciembre de 2006.

El Laboratorio de Salud Pública en BOG inauguró nuevas instalaciones en 2010 con mejor capacidad tecnológica. El Laboratorio Central es el laboratorio de salud pública nacional responsable por la vigilancia entomológica, quími-ca, parasitológica y bacteriológica. Este laboratorio es también una referencia nacional para malaria, tuberculosis y HIV/SIDA y hace control de calidad y confirmación de análisis hechos en otros laboratorios. El laboratorio central es el único laboratorio que tiene embarque certificado por IATA para enviar y transportar (empaquetar y embarcar) cuerpos de prueba (muestras) a laboratorios de referencia en el exterior.

El Laboratorio Público está dentro del estándar internacional nivel II+ y tiene alto nivel tecnológico en materia de equipamiento. Un área que precisa modernizarse en el Laboratorio Central es el sistema de información de laboratorio. El MS planea la creación de un laboratorio regional de referencia en salud pública para la región del Caribe y América Latina.

El Instituto de Ciencias Biomédicas, instituto de investigación de la Universidad Anton de Kom de Suriname, estableció el objetivo de promover la investigación científica en la Facultad de Ciencias Médicas, además de la educación de bioquí-mica general clínica. El Instituto está realizando varias investigaciones en torno a las enfermedades infecciosas, como malaria, HIV, dengue, Herpes Simplex virus, H1N1 virus, clamidia y también, recientemente, VPH. Allí se almacenan también el banco de genes nacional de malaria. También es responsable del desarrollo y de la prestación de servicios de laboratorio para la comunidad, como dengue seroti-po, diagnóstico precoz para la detección de HIV en bebés nacidos de madres HIV positivas, carga viral HIV, análisis cromosómico prenatal, análisis cromosómico de la médula espinal y diagnóstico de clamidia. Recientemente, se comenzó con el establecimiento de las investigaciones forenses de ADN para el Ministerio de Justicia y Policía.

 

Fuerza de Trabajo en Salud

La expansión de la infraestructura física exige aumentar la cantidad de per-sonal sanitario. Así como otros países de la subregión, Suriname tiene escasez de profesionales de la salud.

Con los nuevos desafíos en el sector salud, es difícil asegurar y mantener un suministro adecuado de profesionales y trabajadores de salud, incluyendo posiciones de gerentes en todos los niveles del sistema. La actual insuficiencia de recursos hu-manos será reducida a través de la capacitación de médicos y enfermeras, así como también de auxiliares y otras categorías de profesionales, incluyendo cuidadores para ancianos.

Tabla 2 – Cantidad de profesionales de la salud por categoría, Suriname, 2009

La necesidad de enfermeras y otros profesionales de salud calificados es mayor en las áreas de atención primaria, promoción y prevención de la salud. Suriname enfrenta falta de personal en muchas categorías de cuidados de salud, incluyendo enfermeras y personal correlato.

La mayor parte de los profesionales de la salud se concentra en las zonas urbanas costeras de Paramaribo. La distribución de recursos humanos entre zonas urbanas y costeras es desproporcional con 5 médicos generalistas (MG) para 10.000 habitantes en las zonas costeras y 1 MG para cada 10.000 habitantes en el interior.

La mayoría de las enfermeras diplomadas (aproximadamente 83%) trabaja en los centros de atención secundaria localizados en dos grandes centros urbanos y el resto (28%) en atención primaria, enseñanza, residencias de ancianos y salud pública. Solamente 1,4% de las enfermeras están empleadas en la Misión Médica en el programa de atención primaria en el interior.

 

Capacitación de recursos humanos

La mayoría de los médicos generales estudian en la Anton de Kom University, en la Facultad de Ciencias Médicas. La capacitación de expertos médicos se realiza parte en Suriname y parte en el extranjero, principalmente en Holanda.

El Ministerio de la Salud está actuando activamente para crear un cuadro de profesionales de salud pública a través de un memorando de entendimiento fir-mado entre la Anton de Kom Universiteit y la Escuela Tulane de Salud Pública y Medicina Tropical.

Enfermeras diplomadas y auxiliares estudian en el Instituto Central de Forma-ción de Enfermeras y Profesiones Asociadas (Fundación COVAB). Dos hospitales (AZP y St. Vincentius) tienen cursos internos para enfermeras. Las parteras estudian en la escuela de parteras del Ministerio de Salud. Actualmente, solo hay una gene-ración de Licenciados en Ciencias en Enfermería, especializados en administración hospitalaria, pediatría y salud pública que estudiaron a través de un acuerdo con la Karel de Groot Hogeschool de Amberes, en 2007.

La Fundación Dental para la Juventud tiene su propio programa de entrena-miento de asistentes de atención dental para jóvenes.

En 2007, el gobierno inició el curso de Licenciatura en Ciencias con forma-ción en Educación Sanitaria. Este curso de cuatro años debe capacitar expertos en planificar, coordinar y monitorear programas de promoción de salud y prevención de enfermedades.

Los médicos, enfermeras, parteras y farmacéuticos son diplomados y registrados por el Ministerio de Salud.

La pérdida de mano de obra calificada debido a emigración es importante, siendo Holanda el principal destino. La emigración de profesionales cualificados está afectando varios sectores de la sociedad, en particular la salud y la educación, dando lugar a una importante escasez de recursos humanos y al deterioro de los servicios especializados.

 

Acción sobre los Determinantes Sociales de la Salud

 

Compromiso de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio

En 2010, el gobierno produjo el Informe de Progreso de los Objetivos de De-sarrollo del Milenio (ODM) 2009, que indicó que casi todos los objetivos tenían una chance de probable o potencial de alcanzarse (Gobierno de la República de Suriname, 2009). El Ministerio de Salud también publicó una actualización de todos los ODM relacionados con la salud (ODM 1, ODM 4, ODM 5, ODM 6, ODM 7 y ODM 8) que indicaba el progreso y los desafíos para alcanzarlos.

De los objetivos que están más encaminados, el Objetivo 1c, de reducir a la mitad entre 1990 y 2015 la proporción de personas que pasan hambre, ha puesto de manifiesto una tendencia de disminución de la prevalencia de niños menores de cinco años con peso abajo de lo normal entre 2000 (15,1%) (MS, 2009) y 2006 (9,9%) (Gobierno de la República de Suriname, 2006). También, el Objetivo 5a, reducción de la tasa de mortalidad materna se está cumpliendo, pasando de 226 (por 100. 000 nacidos vivos) en 1990 a 153 en 2000 y 122,5 en 2009.

Gráfico 6 – Objetivo 4a: Reducir en dos tercios, entre 1990 y 2015 la tasa de mortalidad de los niños con menos de cinco años, Suriname

Aunque el progreso del ODM 4, Reducción de la Mortalidad Infantil, muestra una tendencia estable de pequeñas disminuciones, la tasa de mortalidad infantil permanece visiblemente fuera de rumbo hacia el objetivo deseado de reducción de dos tercios hasta 2015 (Gráfico 6).

La mayor proporción de mortalidad infantil se atribuye a las muertes neonatales precoces. Las barreras de acceso a los servicios adecuados a mujeres embarazadas y la infraestructura de apoyo apropiada para el cuidado intensivo neonatal han demostrado ser un gran desafío para el logro de este objetivo.

Además, aún hay desafíos para lograr alcanzar el ODM 6: Combatir el HIV/ SIDA, malaria y otras enfermedades, como el aumento de la prevalencia de HIV de 0,3%, informado en 1990, a 1% en 2008. La incidencia informada de tuberculosis también permanece fuera de rumbo, con un aumento de ambos, incidencia (de 20,1 para 22,1) y tasa de mortalidad (0,9 para 2,1), entre 2000 y 2008.

 

Determinantes sociales de la salud

 

Pobreza

El valor del índice de pobreza humana del PNUD, un índice multidimensional que mide la expectativa de vida, la tasa de alfabetización y el nivel de vida digno, fue de 10,2 en 2009 para Suriname. Esto mostró una ligera mejoría con relación a 2005, cuando el índice fue 10,9 (ONU, 2009). Cuando consideramos la pobreza desde una perspectiva de desarrollo humano, observamos que la longevidad, la educación y el estándar de vida decente están muy perjudicados y desigualmente distribuidos (Gráfico 7).

Gráfico 7 – Pobreza desde una perspectiva de desarrollo humano por regiones, Suriname, 2004

Los niveles de pobreza de Suriname se estiman a través de los ingresos y el con-sumo de una canasta básica de alimentos basada en las necesidades de nutrición. Por esta definición, la pobreza de las zonas urbanas de Paramaribo y Wanica, aumentó de 44,2% hogares viviendo debajo de la línea de pobreza en 2000 a 51,3% en 2008, aunque el nivel nacional de pobreza disminuyó de 17,8% para 13,5% en el mismo período (Gobierno de la República de Suriname, 2009). Vale la pena señalar que algunas poblaciones aún dependen de la agricultura de subsistencia, en lugar de ingresos monetarios, para satisfacer sus necesidades.

En 2009, el número de personas que recibió beneficios sociales suministrados por el Ministerio de Asuntos Sociales aumentó al nivel más alto desde 2005. El au-mento promedio anual de personas que reciben es mayor que el aumento de 1,3% de la población como se estableció en la sección de perfil demográfico y caracte-rísticas de la población de este informe, lo que indica un aumento de la población clasificada como pobre o casi pobre. Este aumento del número de personas que precisan beneficios sociales confirma el aumento de la pobreza informado en el Informe de Progreso de ODM de 2009.

De acuerdo con estos indicadores, es evidente que la población del interior rural de Suriname soporta una carga de pobreza desproporcional comparada con la población de las regiones urbanas y costera rural.

Aunque aún no se comparó la pobreza de los hogares de mujeres solteras o donde la mujer es el jefe de familia, es interesante notar que en el interior rural 46,2% de los hogares son encabezados por mujeres, mientras este porcentaje es de solamente 31,1% y 20,0%, respectivamente, en los hogares de zonas urbanas o de la zona rural costera.

 

Empleo

De la fuerza laboral total en 2009 de los distritos de Paramaribo y Wanica, los distritos más poblados de Suriname, 42%, o 138.895 personas, formaban la población económicamente activa, que creció 1,7% anualmente entre 2006 y 2009 (ABS, 2009). El número de personas empleadas aumentó un promedio de 3,2% anualmente entre 2004 y 2008, pero disminuyó 0,6% entre 2008 y 2009. El desempleo disminuyó de 12% en 2006 a 9% en 2009. Excepto por 2008, el comienzo de la crisis financiera mundial, Suriname tuvo un aumento constante de las tasas de empleo en general.

Gráfico 8 – Tasa de desempleo por región, Suriname, 2004

Los datos del censo de 2004 también revelan una tasa desproporcional de desempleo en el interior rural (Gráfico 8). La disparidad geográfica de las tasas de desempleo puede atribuirse a los problemas de acceso a las oportunidades.

A no ser por las actividades de extracción de recursos, formales e informales, la mayoría de los sectores económicos se encuentran localizados en el centro de las zonas urbanas y costeras.

El gobierno empleó aproximadamente 40.000 personas en 2009 y es el mayor pro-veedor de empleos en el país (ABS, 2009). Aproximadamente 50,2% de los empleados del gobierno son mujeres. Más de 25% de los empleados del gobierno son maestros.

Desde una perspectiva de igualdad de géneros, vemos que 45,2% de las mujeres entre 15 y 65 años son económicamente activas y 13,7% de las mujeres económi-camente activas están desempleadas (ABS, 2004).

 

Educación

En Suriname la educación es obligatoria para niños entre 7 y 12 años de edad. La escuela primaria es para niños entre 6 y 11 años de edad. Durante 2008, 92% de los niños con 6 años, asistieron al primer grado de la escuela primaria. Algunos estudios muestran que la asistencia escolar de niños con 6 años es más baja en el interior. Durante el año escolar 2008-2009, se matricularon 69.979 alumnos en 334 escuelas primarias (Ministerio de Educación y Desarrollo Comunitario). Entre los niños con 12 a 17 años, 61% están en la escuela secundaria, 21% está todavía en la escuela primaria y 18% no están más en la escuela (Gobierno de la República de Suriname/Unicef, 2006).

En el nivel secundario, 44% de los niños entre 12 y 17 años que viven en el interior no van más a la escuela. Las razones para las disparidades de matrícula tanto en el nivel primario como secundario entre alumnos residentes en las zonas urbana y rural pueden atribuirse a las dificultades para acceder a los servicios educativos y a la falta de personal calificado. Las disparidades de matrícula por estrato se acentúan en el tercer nivel, principalmente en la educación universitaria, donde las barreras para el acceso crecen por el costo y la ubicación de la Universidad en Paramaribo.

La tasa global de alfabetización de 2008 para las personas entre 15 y 24 años es 93%, con poca diferencia entre sexos (Ministerio de Salud, 2009). Sin embargo, las cifras de 2006 de alfabetización de las mujeres desglosadas por zona urbana, rural costera e interior rural fueron 96,2%, 94,2%, y 45,0% respectivamente (Gobierno de la República de Suriname/Unicef, 2006). Esto pone de relieve el desafío despropor-cionado que existe para lograr la universalización de la educación, específicamente en el interior rural.

 

Nutrición y seguridad alimentaria

Los datos de la Encuesta Agrupada por Indicadores Múltiples (MICS) de 2006 para niños menores de cinco años (n= 2.257) indican un 9,9% como moderadamente debajo de peso, 0,8% como gravemente por debajo de peso, 7,7% con moderado retraso del crecimiento y 4,9% con moderado adelgazamiento morboso. La zona del interior tenía un mayor porcentaje de niños con grave retraso de crecimiento en comparación con el resto del país (2,8% versus 1,4%) (Gobierno de la República de Surinam/Unicef, 2006).

Los datos de malnutrición e internación de niños con edad de menos de 28 días a 10 años de 1987-1995, mostraron un crecimiento del número de casos, con pico en 1994-1995 (185-183 casos). Actualmente, se ha visto una tendencia de baja del número de casos, de 1995-2010, en todos los grupos etarios, pero principalmente en niños entre 28 días y 11 meses y de 1 a 4 años. En general, la internación de niños menores de cinco años disminuyó en los últimos 15 años (Eersel y Fränkel, 1994).

La Encuesta Mundial de Salud Escolar de 2009 entre niños con edad entre 13 y 15 años (n=1.698) muestra que 7,5% están con peso debajo de lo normal y 26% están con sobrepeso o son obesos. Esto indica la carga creciente de obesidad en niños en Suriname, que supera las tasas de desnutrición.

Se ha desarrollado y puesto a prueba un manual para mejorar el suministro de alimentos en las escuelas (jardín de infancia y escuela primaria). Para continuar la imple-mentación es necesario capacitar al personal de las escuelas, establecer un mecanismo de apoyo, iniciar actividades proyectadas a fin de crear conciencia en el personal y en las escuelas e iniciar campañas de información de preparación de alimentos y meriendas saludables. Además, se recomienda que se tomen medidas para que la comida sana sea accesible en las escuelas y que se cumplan las condiciones para vender alimentos sanos. En Suriname se han creado guías para personas con diabetes, hipertensión y obesidad. Además, se han elaborado pautas de nutrición para personas con HIV/SIDA.

En 2010, junto con el establecimiento de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Salud Agrícola Caribeña en Suriname, se creó un laboratorio multipropósito integrado capaz de hacer ensayos en productos agrícolas y otros productos alimen-ticios. La mejora de las capacidades analíticas para control de alimentos garantizará el control de calidad de alimentos nacionales y exportados. La estructuración y el funcionamiento adecuado del Comité Nacional del Codex Alimentarius y sus grupos de trabajo harán que mejoren las leyes y los estándares de los alimentos nacionales. Para proteger aún más los asuntos nacionales de seguridad alimentaria, la Oficina de Salud Pública del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca capacita formu-ladores de alimentos, inspecciona regularmente los establecimientos de alimentos y enseña el uso adecuado de pesticidas.

Debido a la devaluación de la moneda local del 20%, en enero de 2011, se ha registrado un aumento del nivel general de precios de 13,7%. Los precios de los alimentos, tanto locales como importados, aumentaron aproximadamente 17%. Esto, junto con el impacto de la crisis alimentaria mundial afectará a los hogares y provocará una mayor vulnerabilidad alimentaria e inseguridad nutricional. El aumento de los precios nacionales del combustible –esencial para las actividades productivas– también amenaza la seguridad alimentaria de los que viven en el inte-rior y de los pobres urbanos, con mayor potencial de impactos en la salud.

 

Salud ambiental

 

Agua

En total, 93% de la población de Suriname tiene acceso a fuentes de agua potable mejoradas (97% en zonas urbanas, 81% en zonas rurales) (OPS, 2010). El acceso en la zona rural costera es de 97,9% mientras que la cobertura en las zonas del interior rural de Brokopondo y Sipaliwini es solamente de 44,8% (Gobierno de la República de Suriname/Unicef, 2006). A pesar de disfrutar de un alto nivel de acceso a fuentes de agua mejoradas, las zonas urbanas tuvieron un disminución de acceso entre 2000-2006, porque la población urbana creció a un ritmo más rápido que la Compañía Nacional de Abastecimiento de Agua y la acción del gobierno para brindar servicios de agua potable mejorada a los nuevos asentamientos.

Gráfico 9 – Porcentaje de la población que usa una fuente mejorada de agua, Suriname, 2000-2006

Los Ministerios de Recursos Naturales, Desarrollo Regional y Obras Públicas juegan un papel importante en la supervisión del servicio de agua. El Gobierno está elaborando un Plan Maestro de Agua.

 

Saneamiento

En total, el 84% de la población de Suriname vive en hogares con acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas, 90% en las zonas urbana y rural costera y 33% en el interior rural (OPS, 2010). En el interior de Suriname, es necesario aumentar la cobertura de infraestructura complementada por educación sanitaria para mejorar las condiciones higiénicas básicas.

En los últimos cinco años se pusieron en marcha mejoras rápidad de la infraestructura física del sistema de drenaje en las zonas urbanas, Sin embargo, sigue habiendo problemas durante la temporada de lluvias, cuando aumenta el riesgo de inundaciones y el drenaje lento o bloqueado de las aguas pluviales lleva  ala dispersión de los efluentes de residuos fecales de las fosas sépticas al agua de inundación y al ambiente en general. Ampliar aún más los adelantos en infraestructura  de los últimos cinco años ayudará a aliviar los problemas de inundaciones de las ciudades.

Gestión de residuos

El manejo inadecuado de los desechos genera importantes problemas de salud ambiental en Suriname. La gestión de desechos inadecuada con responsabilidades fragmentadas, instalaciones técnicas ineficientes en zonas periurbanas y rurales y el financiamiento insuficiente resultan en una cobertura baja de servicios de reco-lección de desechos, así como en polución ambiental. Para los desechos médicos y otros con riesgo biológico, las reglamentaciones y procesos de recolección, gestión e incineración son insuficientes y precisan fortalecerse. Como un camino a seguir, el MS firmó un acuerdo con una empresa local para la eliminación adecuada de desechos médicos de todo el país (OPS, 2008).

No hay separación de los desechos, lo que lleva a la eliminación de los dife-rentes tipos de residuos de los hogares y de la industria química en los vertederos públicos designados. Los residuos fecales recogidos por empresas particulares son eliminados principalmente en el rio Suriname. La inundación de zonas residencia-les en la temporada de lluvias, debido al drenaje inadecuado, plantea problemas de salud ambiental por el desborde de las fosas sépticas. Se necesita una política nacional para una gestión firme de las sustancias tóxicas y desechos persistentes y la concientización de los diferentes sectores de la sociedad de los peligros que trae una eliminación insegura de productos químicos.

 

Calidad ambiental

En la minería informal y de pequeña escala se libera mercurio en el medio ambiente. Aunque se han llevado a cabo muchos estudios individuales, no hay un conocimiento exhaustivo sobre los efectos a corto y largo plazo de la exposición al mercurio en el trabajo, por los alimentos o en el ambiente en general. Hay una cre-ciente preocupación con los impactos sobre la salud de la exposición al mercurio a través del trabajo en la industria minera o por exposición a ambientes contaminados por mercurio liberado en la atmósfera durante las actividades mineras.

La población del interior que usa los ríos y arroyos como fuente de agua y alimentos puede ser particularmente vulnerable a los efectos sobre la salud de la contaminación con mercurio. El mercurio desprendido durante las actividades mineras contamina eventualmente fuentes de agua, como los ríos. El mercurio se acumula con el tiempo en los crustáceos que se alimentan por filtración y en las plantas y entra en la cadena alimentaria a través de los peces, una de las principales fuentes de proteínas de la dieta local.

Según un informe de 2007, la importación de pesticidas per cápita en Suri-name continúa alta, con poco control de su uso a pesar de que la importación es reglamentada. Es necesaria una evaluación del riesgo inherente de la exposición ya que no hay datos disponibles sobre el impacto sobre la salud del uso abundante y descontrolado de pesticidas en el país.

 

Cambios climáticos

La preocupación con los cambios climáticos en el país recae principalmente en la vulnerabilidad en la región costera de baja altitud y el cambio del régimen de precipitaciones que afectan el medio ambiente y la salud de la población. De-bido a la topografía baja y plana de la región costera, cualquier aumento del nivel del mar afectará bastante el medio ambiente, la salud humana y, debido a la alta densidad de la población, la composición socio-económica de Suriname (NIMOS, 2005). Aunque se han realizado pocos estudios sobre la alta vulnerabilidad de la zona costera, un aumento del nivel del mar afectaría las tierras usadas principalmente para plantaciones de arroz y vegetales, así como las zonas pantanosas. Grandes sec-tores de la actividad económica basados en el uso de la tierra para agricultura y en estructuras industriales localizadas en la zona costera se verán afectados, causando un efecto negativo, que ya fue proyectado, sobre el PIB. De la misma forma, debido a la alta densidad de población en la zona costera, aproximadamente 80% de la población se verá afectada. De igual forma, el interior es vulnerable a inundaciones.

Además, los cambios en el régimen de precipitaciones, serán un reto para el medio ambiente y podrán tener efectos directos e indirectos sobre la salud de la población. Por ejemplo, un cambio en el régimen de precipitaciones afectará las fuentes de agua dulce, los recursos hídricos para agricultura, la energía hidroeléctrica y la navegación, así como el transporte para algunas regiones del interior adonde solo se llega por barco.

Actualmente, Suriname participa activamente en iniciativas internacionales sobre cambios climáticos y en 1997 ratificó la Convención de Viena y el Protocolo de Montreal, así como otras convenciones relacionadas, tales como la Convención sobre Cambios Climáticos de las Naciones Unidas, el Protocolo de Kyoto y la Con-vención de Lucha contra la Desertificación de la ONU.

 

Insumos Estratégicos para la Salud

Fármacos

El escritorio central del Ministerio de Salud, la Inspección Farmacéutica y la Oficina de Salud Pública son los responsables por las políticas farmacéuticas, el esta-blecimiento de normas, la inspección, monitoreo y desarrollo de programas. Noventa por ciento de todos los medicamentos son importados y 10% son de fabricación na-cional. Todos los medicamentos deben ser aprobados por el Comité Gubernamental para el Registro de Medicamentos, mientras la Inspección farmacéutica se encarga de inspeccionar la fabricación de medicamentos y las farmacias. Hay tres fabricantes de medicamentos con licencia en Suriname y 26 importadores de medicamentos autorizados. El mayor de ellos es la Compañía de Suministro de Medicamentos de Suriname (BGVS), que pertenece al gobierno. El valor de los medicamentos impor-tados en 2007 por la BGVS fue de 5 millones de dólares estadounidenses.

El país tiene una capacidad limitada de investigación y desarrollo de nuevos principios activos y para la producción de ingredientes farmacéuticos, pero puede fabricar fórmulas partiendo de productos farmacéuticos y reenvasar formas de dosificación. La BGVS es responsable por la importación, almacenamiento y distri-bución de los productos farmacéuticos esenciales que son sancionados por la Junta de Productos Farmacéuticos Esenciales. La BGVS también realiza ensayos simples de medicamentos y productos farmacéuticos.

 

Acceso a las vacunas

El Ministerio de Salud está comprometido con los principios del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) para aportar un paquete completo de vacuna-ción segura y oportuna a su población, especialmente para proteger los grupos más desprotegidos contra las enfermedades prevenibles por vacunación.

Hay un total de 105 estabelecimientos de salud bajo los Servicios Regionales de Salud y la Misión Médica que ofrecen vacunas. Todas las instalaciones son dota-das de personal adecuadamente entrenado por el proveedor de servicios médicos. Todos los centros ofrecen servicios de salud familiar básicos, incluyendo el PAI, sin cualquier costo al cliente.

El PAI es parte de la unidad de Salud Familiar y Comunitaria de la Oficina de Salud Pública. Hay un plan de acción de largo plazo para el PAI que delinea prioridades y presupuestos para el año.

Los recursos financieros están asegurados por el Ministerio de Salud para comprar vacunas y artículos relacionados para la implementación del programa. Las organizaciones de apoyo, tales como los Servicios Regionales de Salud y la Misión Médica, también tienen recursos suficientes para apoyar la implementación del programa, incluyendo personal, instalaciones médicas, instalaciones de la cadena de enfriamiento y transporte.

Las vacunas se adquieren a través del Fondo Rotatorio de la OPS. Las vacunas y los suministros se distribuyen en las instalaciones de almacenamiento central en la Oficina de Salud Pública diariamente a través de solicitación. No hubo escasez en el abastecimiento de suministros o vacunas y jeringas en los últimos años.

Diez antígenos se ofrecen actualmente en el programa de inmunización de rutina para niños. Cinco de los antígenos se dan como antígenos pentavalentes (DPT/Hib/Hep) y tres (MMR) se dan como antígenos triples. El resto se da como antígenos individuales (vacuna oral contra la polio y contra la fiebre amarilla). La inmunización contra la hepatitis B se ofrece a trabajadores de la salud y personas en riesgo seleccionadas.

 

 

Investigación e Innovación en Salud

El Instituto de Investigación Médica, la oficina de Salud Pública, el Hospital Universitario y Servicio de Dermatología tienen varios proyectos de investigación en desarrollo, algunos de ellos en colaboración con Holanda y Brasil.

Además de estas organizaciones bien conocidas, en los últimos años hay un interés creciente en la investigación en salud por individuos, especialmente como el curso de Maestría en Salud Pública que se inició en Suriname.

Estos proyectos de investigación son principalmente en el área de enfermedades infecciosas, tales como HIV, malaria, virus del papiloma humano, enfermedad de Chagas y leishmaniosis. El Ministerio de Salud adoptó recientemente la Agenda de Investigación en Salud para los próximos cinco años , creada por el Consejo Caribeño de Investigación Sanitaria. Esta Agenda de Investigación en Salud cubrirá principalmente las enfermedades no transmisibles y a través de ella se han conseguido pequeñas donaciones para investigaciones sobre ENT.

 

Cooperación en Salud

Se realizan reuniones bilaterales en materia de salud con diversos países en el mundo, tales como Brasil, China, Cuba, Colombia, Francia, India, Indonesia, Japón, Holanda, Corea del Sur y EE. UU. Suriname tiene asociaciones con la OMC, la OPS y otras organizaciones de las Naciones Unidas, como PNUD, Unicef y UNFPA. Suriname también es un miembro de CARICOM, Unasur y ACTO.

 

Colaboración bilateral en salud

Existe cooperación técnica en salud con Brasil, especialmente con relación al HIV, y con Malasia. Las oportunidades económicas, especialmente relacionadas a la minería, han aumentado el movimiento de personas entre Brasil y Suriname, elevando las preocupaciones relacionadas a la salud en la migración, ambiental y la salud ocupacional relacionadas a la minería. El apoyo del Consulado Brasileño se centra en el suministro de material para reducir la incidencia de HIV/SIDA, en la asociación para desarrollar proyectos de salud para combatir la malaria, reducir la transmisión de sífilis de madres a hijos y mitigar la propagación del mal de Chagas.

La abertura de la embajada de Suriname en Cuba, a inicios de 2010, destacó las relaciones positivas entre estos dos países. Actualmente, Cuba envía profesionales de atención de salud para trabajar y dar entrenamiento en varios lugares de Suriname. Los trabajadores de atención de salud de Suriname también son entrenados en Cuba, principalmente los médicos. Además, los pacientes surinameses que precisan atención terciaria son enviados a Cuba.

Los pacientes también recurren a la atención terciaria en Colombia, especial-mente para tratamiento oncológico.

La organización del gobierno francés Agence Française de Développement firmó un acuerdo de cooperación 2009-2014 para facilitar el fortalecimiento de los servicios de atención de salud en Suriname y mejorar la cooperación en el ámbito del control de enfermedades infecciosas. La mayor parte de las donaciones es para comprar equipamiento médico, crear centros de rehabilitación, puestos de primeros auxilios en el interior y construcción de un hospital en Albina y otras instalaciones sanitarias en el interior. Actualmente, los dos gobiernos han iniciado debates sobre sistemas de seguros de salud para un mejor uso de los sistemas respectivos de atención de salud.

Una comisión conjunta formada en 2004 entre los gobiernos de Indonesia y de Suriname destaca las relaciones próximas de los países y se centra en mejorar la cooperación. El foco principal del Gobierno de Indonesia en Suriname es la pre-vención y gestión de enfermedades crónicas, el suministro de equipamiento para laboratorios de análisis clínicos, la mejora del acceso a las vacunas, brindar educa-ción sanitaria y fortalecer la capacidad de la fuerza de trabajo de atención de salud.

Históricamente, Holanda fue el principal colaborador con el desarrollo de Su-riname. Con la independencia el 25 de noviembre de 1975, el gobierno holandés donó 2,5 mil millones de florines holandeses (aproximadamente 1,5 mil millones de dólares) para facilitar la transición política. Aunque estaba previsto, debido a la inestabilidad política durante las décadas de 1980 y 1990, el flujo de ayuda se interrumpió. Tras las negociaciones, durante 2001, la transferencia de fondos se restableció y la ayuda terminó en 2010. Desde 2010, todavía existe otro proyecto relacionado a la salud en el cual Holanda ofrece asistencia técnica y financiera.

Agencias relacionadas al Ministerio de Asuntos Exteriores de Holanda fueron muy activas en Suriname y han ofrecido cooperación técnica a través de programas que ofrecen financiación para proyectos que asocian expertos de Suriname y de Holanda. Este programa financia parcialmente el estudio de gestión de riesgo car-diovascular, un estudio que implementa múltiples intervenciones para la prevención y gestión de enfermedades crónicas. Desde 2010 todavía no hubo nuevos proyectos iniciados en este programa.

Tres organismos de los Estados Unidos con representación en Suriname que están involucrados en el sector salud son el Departamento de Defensa, el Cuerpo de Paz y el Departamento de Estado. Sus actividades son generalmente de corto plazo e incluyen campañas sobre agua y saneamiento, HIV/SIDA, salud mental y compromiso de la juventud, en particular fomentando la responsabilidad activa de los varones jóvenes. Misiones clínicas de los Estados Unidos proveen atención de salud, incluyendo cuidado oftalmológico y odontológico en Paramaribo y algunos distritos.

 

Organismos multilaterales y salud

Cuatro agencias de la ONU tienen representaciones en Suriname: OPS/ OMS, Unicef, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). OPS/OMS es la única agencia con total representación y ha estado presente por mucho tiempo en el país. Las otras organizaciones residentes han aumentado su tamaño y presencia en los últimos años. Puesto que todas las agencias residentes se han centrado en diversos grados en salud, OPS/OMS ha tomado la iniciativa a través de la realización de un mapeo de la salud para aclarar funciones y responsabilidades. La estrategia de Unicef con relación a la salud en Suriname destaca la mejora en la salud materna e infantil, con un fuerte énfasis en el interior. El Fondo de Población de las Naciones Unidas en Suriname se centra en el género (violencia de género, la dinámica de la población y salud reproductiva y sexual), la salud de los jóvenes y adolescentes (embarazo en la adolescencia y transmisión de HIV) y la generación de conocimiento. El trabajo del PNUD en Suriname relacionado a la salud se dedica a la gobernanza democrática, reducción de pobreza, HIV/SIDA, prevención de crisis y recuperación, energía y medio ambiente.

Aparte de la OPS, el Sistema Interamericano, la Organización de los Estados Americanos, el Instituto Interamericano de Cooperación con la Agricultura (IICA) y el Banco Interamericano de Desarrollo actúan en Suriname.

El IICA está desarrollando una estrategia para el país. Como agencia especiali-zada del Sistema Interamericano, el IICA tiene experiencia suficiente para brindar cooperación técnica para el desarrollo de la agricultura sostenible, la seguridad alimentaria y la prosperidad rural. El IICA ofrece información científica y de inves-tigación así como apoyo a la implantación de medidas relacionadas con seguridad alimentar y problemas emergentes (H1N1 y H1N5).

Como una de las mayores fuentes y de larga data de financiación de desarrollo de los países de Latino América y el Caribe, la posición estratégica del BID permite enfocar un desarrollo sostenible, respetuoso del medio ambiente, para reducir la pobreza y la desigualdad. El BID ha estado presente en Suriname desde 1953, ya que el país fue uno de sus fundadores. El BID ha actuado mucho en el sector salud. En 2004, el BID y el gobierno de Suriname firmaron un acuerdo de préstamo de 5 millones de dólares estadounidenses para implementar la reforma del sector salud. El objetivo del préstamo fue fortalecer la infraestructura y los recursos humanos de la salud. Estos fondos se terminaron en 2010. Se están realizando negociaciones para un nuevo préstamo, aunque no se sabe si se recibirá un nuevo préstamo del BID para la atención primaria de la salud.

El Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria es también un importante socio de Suriname.

En 1995, Suriname se tornó el 14º miembro de la Comunidad del Caribe (CA- RICOM). Esta afiliación aumentó las oportunidades de ayuda para el desarrollo de Suriname y amplió las oportunidades de intercambio de conocimientos. Suriname participa en las reuniones de salud del CARICOM y usa la Cooperación Caribeña en salud (CCS III) y otros documentos de políticas sanitarias de CARICOM como un marco de referencia.

En 2010, el Secretario General de CARICOM y el Ministro de Salud de Tri- nidad con sus colaboradores visitaron el recientemente inaugurado laboratorio de la Oficina de Salud Pública con idea del desarrollo de la Agencia de Salud Pública del Caribe (CARPHA) y de la posibilidad de que el laboratorio de salud pública de Suriname tenga un papel regional.

Además, Suriname es un miembro del Tratado para la Cooperación Amazónica (TCA) que es un instrumento legal que reconoce el carácter transfronterizo de la Amazonia. El TCA reafirma la soberanía de los países amazónicos y fomenta, ins- titucionaliza y guía la cooperación regional entre ellos con el objetivo de aumentar las investigaciones científicas y tecnológicas, el intercambio de informaciones, el uso de los recursos naturales, la preservación del patrimonio cultural, la atención de la salud y otros temas relacionados con la frontera.

Desde 2008, Suriname ha sido un miembro activo de la Red Pan-Amazónica de Ciencia, Tecnología e Innovación en Salud, un proyecto conjunto de FIOCRUZ, TCA y OPS, entre otras organizaciones. El quinto encuentro de la Red Pan-Ama- zónica de Ciencia, Tecnología e Innovación en Salud tuvo lugar en Paramaribo, en 2010, y actualmente la presidencia de la Red es de Suriname. El objetivo de la Red es facilitar una interfaz para intercambiar experiencias prácticas en materias de salud, promover la capacitación permanente y el desarrollo de investigaciones y materiales que beneficien a la comunidad amazónica.

 

Referencias

Algemeen Bureau voor de Statistiek. Cuentas Nacionales: Selección de los Agregados Macroe- conómicos, 2004-2009. Suriname: Algemeen Bureau voor de Statistiek; 2009.

Algemeen Bureau voor de Statistiek. Anuario Estadístico 2009. Suriname: Algemeen Bureau voor de Statistiek; 2009.

Algemeen Bureau voor de Statistiek. Zevende Algemene Volks-en Woningtelling in Suriname. Geselecteerde Census variabelen per district (Census-profiel). Censuskantoor 2004. Suri- name: Algemeen Bureau voor de Statistiek; 2004.

Algemeen Bureau voor de Statistiek. Zevende Algemene Volks. In Woningtelling in SURINA- ME, Agosto 2005. Census 2004. Volume I: Demografische en Sociale Karakteristieken. Suriname: Algemeen Bureau voor de Statistiek; 2005.

Banco Central de Suriname. PIB de Suriname por Actividad Económica; 2011. [Acceso en febrero de 2011]. Disponible en: http://www.cbvs.sr/english/NSDP/Table%2021.pdf.

Banco Mundial. Informe sobre Desarrollo Mundial, 2010. Washington DC: Banco Mundial; 2010. CELADE/Cepal. Temas de Población y Desarrollo N°1. Transición Demográfica. Suriname: CELADE/Cepal; 2005.

Eersel M, Fränkel A. El estado nutricional de niños en edad escolar en Suriname. Suriname: Pro Salud; 1994.

Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO). Base de datos FAOSTAT, 2009. Gobierno de la República de Surinam. ODM 2009 Informe de progreso. Paramaribo, Surinam: Gobierno de la República de Surinam; 2009.

Gobierno de la República de Suriname/Unicef. Suriname Multiple Indicator Cluster Survey (MICS). Suriname: Gobierno de la República de Suriname; 2006.

Medical Mission. Joint Project with PAHO and UNICEF: Towards delivery of integrated quality Primary Health Care services in the Hinterland of Suriname. A community outreach and community participation program of the Medical Mission. Paramaribo: Medical Mission; 2009-2010.

Ministerio de Educación y Desarrollo Comunitario. Sección de Investigación y Planificación. Disponible en www.emis-sr.org.

Ministerio de Salud. Doodsoorzaken en Suriname. Oficina de Salud Pública- Departamento de Epidemiologia. Suriname: Ministerio de Salud; 2009.

Ministerio de Salud. Informe final del Ministerio de Salud sobre Cuentas Nacionales de Salud de Suriname 2006. Suriname: Ministerio de Salud; 2006.

Ministerio de Salud. Informe del director de salud 2005-2007. Suriname: Ministerio de Salud; 2007.

Ministerio de Salud. Ministerio de Salud. Sistema de Monitoreo y Evaluación de Malaria, Su- rinam: Ministerio de Salud; 2010.

Ministerio de Salud. ODM relacionadas con la salud Actualizado en 2009. Ministerio de Salud de Surinam. Paramaribo, Surinam: Ministerio de Salud; 2009.

NIMOS. Primera Comunicación Nacional en el marco de la Convención sobre Cambios Climá- ticos de las Naciones Unidas. Paramaribo, Surinam: Nimos; 2005. Disponible en http:// www.nimos.org/pdf/documenten/Klimaatrapport.pdf

Organización de las Naciones Unidas. Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. Informe de Desarrollo Humano 2005. Nueva York: Organización de las Naciones Unidas; 2005-2009.

Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud. Encuesta Mundial de Salud Escolar (Global Youth Tobacco Survey. GYTS) 2009.

Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud. Encuesta Global de Tabaquismo en la Juventud. 2009.

Organización Panamericana de la Salud. Indicadores Básicos 2010. Organización Panamericana de la Salud; 2010.

Organización Panamericana de la Salud. Atención sanitaria en la gestión de residuos en Surinam.

Paramaribo, Surinam: OPS; 2008.

PNUD. Informe sobre Desarrollo Humano 2010. Nueva York: PNUD; 2010. Van Eer M. Encuesta de Factores de Riesgo Cardiovascular. Suriname: 2001.